Dejemos las cosas bien claras desde la primera línea: se puede tener una piel bonita a cualquier edad. Hablamos con dos expertas para descubrir cómo cuidar una piel madura para que luzca bonita, sana y luminosa. ¡Toma nota!

Cómo cuidar la piel a partir de los 50 años
“A partir de los 50 preocupan las arrugas profundas, la flacidez del tercio inferior de la cara y del cuello, los párpados caídos y también el escote donde aparecen arrugas profundas. Recomiendo los rellenos con ácido hialurónico, tratamiento quirúrgico de la flacidez con mini lifting o lifting completo, nuestra técnica patentada Hialesmas® (que consigue resultados quirúrgicos con la infiltración de ácido hialurónico), así como láser ablativos como CO2”, asegura la doctora Gema Pérez Sevilla, cirujana maxilofacial y experta en medicina estética facial.

Belén Acero, titular de la Farmacia Avenida América y especialista en dermocosmética y nutrición, nos da los cinco pasos imprescindibles para cuidar la piel a partir de esa edad.

Huir de los limpiadores faciales astringentes y que dejen sensación de tirantez, ya que estaríamos deslipidizando nuestra piel. Incluye productos con tensioactivos suaves e ingredientes calmantes y emolientes.
Incluir retinol por las noches, siempre empezando por concentraciones bajas e ir aumentando según nuestra piel lo vaya tolerando, para atenuar líneas finas y arrugas, mejorar la textura de la piel e igualar el tono.
Realizar una vez a la semana una exfoliación a base de hidroxiácidos (ácido glicólico, salicílico, etc.) o enzimática, seguido de una mascarilla facial hidratante, con principios activos como el ácido hialurónico, ceramidas o vitamina B5, que dejaremos toda la noche para devolverle el confort, y la elasticidad a la tez
El santo grial de toda rutina de belleza, y más en las pieles con experiencia, es utilizar protección solar de amplio espectro a diario. De hecho, es el arma más poderosa contra el envejecimiento prematuro.
Por último, una piel a los 50 años debe utilizar, sí o sí, antioxidantes que, además de tener una acción iluminadora, protegerá la piel de los radicales libres, principales causantes del estrés oxidativo y, a la larga, de la formación de líneas finas y arrugas”, afirma la farmacéutica Belén Acero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.